COCEMFE Cáceres rechaza la colocación de una escalera mecánica en la calle Alzapiernas

COCEMFE Cáceres, entidad integrada en la Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (COCEMFE), ha hecho público su desacuerdo con la realización de la obra de colocación de la escalera mecánica en la calle Alzapiernas de la capital extremeña, un proyecto aprobado por el Ayuntamiento el pasado mes de noviembre para mejorar de la accesibilidad entre el centro histórico y el eje formado por la calle Parras y la plaza de obispo Galarza. A través de un comunicado, COCEMFE Cáceres ha asegurado que “dicha escalera no va a mejorar en absoluto la accesibilidad de la calle, como manifiesta el Excmo. Ayto. de Cáceres”. El motivo fundamental, explican desde la Confederación, “es que una escalera estrecha, con ‘escalones’ y de un solo sentido, no es una solución integral e inclusiva para el colectivo de personas con movilidad reducida y, por tanto, nuestro colectivo no se beneficiará de dicha obra”.
COCEMFE Cáceres también ha manifestado su malestar con los impulsores del proyecto por no haber contado para nada con la Confederación en el desarrollo del mismo y pretender sacarlo adelante sin las opiniones de las personas que más necesitan este tipo de iniciativas. “Siempre ha existido la predisposición de prestar apoyo al ayuntamiento en materia de accesibilidad, pero en ningún momento se ha tenido en cuenta la opinión o asesoramiento de nuestra entidad en esta materia para el proyecto de la calle Alzapiernas”, denuncian desde el colectivo. Y acto seguido, añaden: “Entendemos que hay mejores soluciones que podrían salvar el problema de accesibilidad sin colocar una escalera que no permite el acceso a personas con diversidad funcional, personas mayores con movilidad reducida o padres y madres con carritos“.
En opinión de COCEMFE Cáceres, el presupuesto de dicha obra (más de 428.000 euros) podría utilizarse para ofrecer a la ciudadanía de Cáceres “una solución integral a todas las personas, incluidas las personas con movilidad reducida, que es lo que la normativa de accesibilidad plantea”. Para la Confederación es “inadmisible que una ciudad Patrimonio de la Humanidad y Premio Reina Sofía de Accesibilidad presente a día de hoy tantas barreras arquitectónicas y que no exista un compromiso por parte del gobierno local” para solucionarlas.
Máxime, cuando está en vigor la Ordenanza Reguladora de la Accesibilidad Universal en el municipio de Cáceres. A este respecto,  COCEMFE Cáceres asegura que “la instalación de la escalera mecánica proyectada contraviene en su totalidad dicha ordenanza, que dicho sea de paso fue aprobada por unanimidad de todos los grupos políticos”.
España aprobó en 2003 una legislación básica, “aplicable y exigible en todo el territorio nacional” dicen desde COCEMFE Cáceres, que establecía unas obligaciones de accesibilidad y no discriminación. Así las cosas, “todo lo nuevo desde esa fecha tendría que ser y nacer necesariamente accesible y para lo preexistente que no reuniera esos parámetros, se fijaban unos límites temporales amplios para convertirlo en accesible, que llegaban en un principio hasta 2019”. Posteriormente, por un cambio legal operado en 2011, se redujeron dos años, hasta 2017. “para mayor precisión hasta el 4 de diciembre de 2017”, recuerdan. A pesar de todo, la accesibilidad universal sigue siendo un sueño. De hecho, casi el 30% de los edificios públicos no son accesibles.

Noticias Relacionadas